Posts etiquetados ‘daltonismo’

Tanto Miquel Seguer como yo, os agradecemos la buena acogida que dispensasteis al acto inaugural de la exposición. Nos llenó de satisfacción encontrar semejante respuesta  después de nuestro esfuerzo y de la ilusión que habíamos depositado en este evento. Reconocemos que muchos de los asistentes tuvieron que hacer largos desplazamientos para poder asistir, hecho que hace que valoremos aún más su compañía. En síntesis que en todo momento encontramos un cálido  soporte por parte de todos. Gracias!

Vídeo de las intervenciones de Seguer y Surribas en la presentación:

Aspecto general durante la inauguración

Aspecto general durante la inauguración

Miquel Seguer, Santiago Arnau y Pau Surribas

Hemos de felicitar también a Santiago Arnau y su equipo por la profesionalidad que demostraron y por el trato cordial que recibimos de su parte.

Herencia genética del daltonismo

Herencia genética del daltonismo

La deuteranopsia y deuteranomalía son las formas más frecuentes de daltonismo y van ligadas a los cromosomas sexuales (XY). Las posibles combinaciones que se pueden dar:

1. Madre normal y padre normal: ninguno de sus hijos será daltónico ni portador.

2. Madre normal y padre daltónico: 66% de hijas portadoras. Hijos, normales.

3. Madre portadora y padre normal: el 50% de sus hijas seran portadoras y el 50% de sus hijos seran daltónicos.

4. Madre portadora y padre daltónico: 50% de hijas portadoras, 50% hijas daltónicas, 50% hijos daltónicos.

5. Madre daltónica y padre normal: todas las hijas portadoras y todos los hijos daltónicos.

6. Madre daltónica y padre daltónico: todos los hijos daltónicos.

Estadísticamente, lo más habitual es la madre portadora con un padre normal.

En cuanto a la pregunta ¿Cómo recibió el daltonismo la primera mujer transmisora de tu familia?, cabe considerar dos opciones:

1. Una mutación genética que afectó al gen M, responsable de la visión de los verdes.

2. Considerando que lo más habitual en el reino animal es la visión dicromática (sólo dos receptores para el color, cómo los daltónicos), la cuestión sería ¿Por qué se desarrolló un tercer tipo de receptor para los colores?. Sería porque a nuestros antecesores con tres receptores les iba mejor en términos de supervivéncia.

Referente a la visión de los colores en los animales, dejo un extracto de

La visión cromática en los animales (Chromatic vision in

animals). B. Hugues. REDVET. Revista electrónica de Veterinaria 1695-7504

2008 Volumen IX Número 11


En dependencia del número de pigmentos visuales que posea la especie, su

visión se clasifica como:


• Monocromática: 1 tipo de cono. Ej: Mapaches y salamandras.

• Dicromática: 2 tipos de conos. Incluye la inmensa mayoría de los

animales.

• Tricromática: 3 tipos de conos. Es el caso del  hombre y los

primates.

• Tetracromática: 4 o más conos.  Entre los que están las aves, reptiles

y peces.  Ven el ultravioleta. (Citado por Del Risco et al, 2008).

Ya se sabe que  los perros no ven el rojo y el verde, un objeto que para un

humano tiene  esas tonalidades,  el perro lo verá amarillo o dentro de la

gama de los grises respectivamente (Maniero, 2006). Los gatos  tienen un

sistema de percepción dicromático (Herrera, 2002).  Lo que parece rojo

para nosotros es absolutamente oscuro tanto para los  perros como para

los gatos, y una parte del espectro verde es indistinguible del blanco.

Colores que parecen intensos para los humanos son más tonos pastel para

el gato que ve el verde del césped como un césped blanquecino y un

arbusto de rosas como un arbusto blanquecino con las rosas oscuras

(Brooks, 2000).

Las aves, que emplean los colores para el reconocimiento sexual y la

reproducción, ven en colores. Las que son de  presa y las rapaces, en

especial las águilas y los halcones, son las que tienen mejor sentido de la

visión. La visión de las aves diurnas es de cuatro colores pudiendo ver

algunos que no son visibles para otras especies, transitando la capacidad

de ver colores desde el rojo, naranja, amarillo, verde, azul y sus tonos

hasta incluir por ultimo los colores reflejados por la luz ultravioleta radiada

por el sol; mientras que las nocturnas como los búhos y las lechuzas solo

ven en blanco y negro, no obstante tienen con una gran agudeza visual en

horas crepusculares de poca iluminación,  por tener un elevado número de

bastones -células  especializadas en este tipo de visión en la retina-.

En realidad hasta hace poco existía un gran desconocimiento del

comportamiento de la visión en las aves y cómo reaccionaban frente a

determinados colores o tipos de iluminación. Hoy sabemos no solo el

alcance visual de estas especies sino además de cómo algunos colores

pueden serles atractivos o desagradables , por ejemplo los  machos poseen

colores llamativos apropiados a su plumaje nupcial, sin embargo  pueden

parecer lámparas fluorescentes a la visión de un ave enjaulada,  como

destellos continuos, algo así como un “dancing” perpetuo e incómodo

(Willis, 1999).

Los equinos ven  las tonalidades azules y rojas (Herrera, 2007).

Los hámsteres distinguen solamente  el blanco y el negro (Gaitano, 2001),

mientras que las jicoteas tienen una vista  bien desarrollada, pueden

distinguir formas y colores, como el anaranjado del azul, el azul del verde y

del gris (Ferri, 1993). Los primates suelen ver entre las gamas del violeta-

azul, verde-amarillo y amarillo-rojo (Pérez 2008).

Bovinos, ovinos y caprinos tienen visión dicromática, con conos de máxima

sensibilidad a la luz amarillo-verdosa y azul-purpúrea. La mayoría de estas

especies ven una gama completa de dos colores, por lo general toda la

gama que va del verde al azul. La creencia difundida de que el toro se

enfurece con el rojo del capote es incierta; lo que le llama la atención es el

movimiento del mismo.

En las abejas se ha  podido comprobar que su alto sentido de percepción de

los  colores, siendo capaces de diferenciar el amarillo, el verde-azul y el

azul. No pueden ver el rojo y fácilmente lo confunden con el negro; en

cambio pueden ver el ultravioleta, referido anteriormente. También pueden

llegar a diferenciar el anaranjado y el verde.

En los peces la visión cromática depende de la profundidad o la turbulencia

de las aguas. En ellos puede haber especies monocromáticas, dicromáticas

-peces de aguas turbias- , tricromática -peces de arrecifes coralinos-  y

tetracromática -peces de agua cristalina dulce-  que captan  el ultravioleta.

Sin embargo, los animales que viven en las profundidades oceánicas,

carecen de visión en colores, habiendo en ellos solamente bastones a nivel

de la retina.

Las ranas y sapos pueden ver en colores y tienen una buena visión.

Algunas especies de  lagartos no pueden distinguir los colores, aunque ven

bien durante el  día.

Las mariposas: poseen cuatro tipos diferentes de conos. Pueden ver una

amplia gama de colores.

El camarón mantis tiene por lo menos 12 clases de células sensibles al

color y probablemente sea el animal que más colores perciba.

Mapaches y salamandras sólo disponen de bastones, por lo que no pueden

percibir color alguno, sino solamente cambios de intensidad de luz en

escala de grises.

Los pulpos no ven los colores,  sólo poseen un tipo de cono  y se necesitan

dos como mínimo para distinguir los colores.

Los animales cuyo cuerpo muestra colores opacos, obscuros y poco

llamativos, como en la mayor parte de los mamíferos, excepto en el

hombre, generalmente tienen una visión muy limitada de los colores o los

ven pero no los perciben de la misma manera que los humanos. Sin

embargo, los  que ostentan colores fuertes y brillantes, en algunas o todas

las estructuras de su cuerpo, como muchas aves, reptiles, peces, insectos y

algunas arañas, son capaces de distinguirlos.

La visión cromática reporta determinados beneficios a los habitantes del

reino animal, referidas a la alimentación (atracción de los insectos por el

color de las plantas), la actividad sexual (los colores llamativos de algunas

aves machos,   notables sobretodo en la época sexual para atraer a las

hembras) y  la defensa o protección del organismo (mimetismo)  (citado por  Del Risco, et al 2008).

Espero haber echado algo de luz (y color) sobre la herencia del daltonismo y la visión de los colores.

La forma más habitual de daltonismo afecta a los conos M, los más sensibles a la luz verde.  Existen diversos grados, asi  puede ir desde la falta total de dichos receptores, la deuteranopía, con ceguera total para esos colores,  hasta un funcionamiento anómalo, con menor severidad.

Visión normal

Rueda cromática vista por un daltónico

A continuación aparece un cuadro de Miquel Seguer y como lo vemos los daltónicos (para nosotros no hay diferencia entre ambos):

Roselles

Campo con amapolas

El mismo cuadro visto por un daltónico

No os puedo explicar la diferencia, yo los veo iguales, pero los "normales" las veréis

Ahora, aplicando la misma simulación, un cuadro mío tal y como yo lo veo y pinto y como lo ve una persona normal  (he de reconocer que cuando pinto suelo pedir ayuda a mi hijo Víctor, para que me indique si he cometido algún error intolerable y corregirlo: he pintado caballos de color verde creyendo que había reproducido fielmente su color castaño; cielos demasiado rosados; etc.)

"Barranc del solà"

"Barranc del solà" tal como lo veo

Así lo veo yo

Finalmente, comparemos un cuadro de Monet:

Monet

Monet, visto por un daltónico

Espero que os haya servido de ayuda para entender un poco mejor la visión de los daltónicos. Por cierto, si alguien no ve claramente las diferencias quizás sea un daltónico.