Posts etiquetados ‘Oleo’

Al contemplar una obra, me gusta imaginarme “en la piel” del artista, hacer suposiciones de cómo ha ido componiendo el cuadro, qué ha intentado expresar, la técnica que ha empleado hasta llegar al cuadro final. Por este motivo permitidme que os exponga la historia de “Bucle”, un óleo sobre tela de 170×80 cm.

bucle1

La obra estaba destinada a un concurso de arte de Salàs de Pallars. Ya de entrada, imaginaba una forma amarilla resaltando sobre un fondo uniforme. La forma, primero una mancha, fue tomando diversos aspectos hasta que empezó a pedir volumen. Iba alternando desde una masa abstracta e inconexa hasta figuras más reconocibles. Una esfera que devino una figura de sección tórica (como un inmenso donuts) que progresivamente se elongó y retorció y se abrió hasta llegar a la idea de un bucle. El bucle debería proyectar una sombra sobre el fondo con lo que se uniría a este. Uno de los extremos no iba a aparecer, el otro terminaría de manera imprecisa, para que cada espectador interpretará que desde un origen desconocido se llegaba a un final o viceversa. Por otra parte tenía que  representar con exactitud los diferentes entrecruzamientos pero sin llegar a quedar demasiado “relamido”.

Una vez expuesta la obra, fue divertido escuchar las discusiones entre los espectadores en las que cada uno defendía su propia tesis sobre de qué objeto se trataba. He de reconocer que fueron mayoría los que lo quisieron  identificar como una manguera de jardín. A los que me buscaban para que les corroborase su acierto les respondía con una sonrisa que les dejaba convencidos de que habían descubierto el significado del cuadro. 

Para mi, lo importante era que no pasaran delante de la obra sin que ésta les invitará a detenerse y contemplarla. Creo que eso, si que lo conseguí.

p1010186_2Tengo dos aficiones: el caballo y el caballete. En la primera tengo la suerte de vivir en una zona privilegiada en la que se puede pasear por la montaña, ríos, un lago y una infinidad de caminos poco transitados. Además, cuento con algunos amigos con lo que las salidas se hacen más amenas. Entre estos, Pepe Franch y su caballo español Bufón que destaca por su nobleza. Es un caballo joven, entero, pero no tenemos problemas ni aún que mi yegua “se le insinúe”. He intentado pintar al caballo, la idea era realizar una obra sobre madera y que esta apareciera como fondo para darle un aspecto más natural y más cálido al cuadro. Después de un par de intentos os presento el resultado. He intentado dejar que la pinceladas marquen los volúmenes sin llegar a profundizar en el detalle. En algunas zonas, no he cubierto la madera para que actúe como sombra y armonice el conjunto. Espero que a Pepe (y, sobretodo, a Carola -su novia-) les guste lo suficiente como para no dejarlo en un armario.

 

 

 

"Bufón", óleo sobre tabla, 50x50 cm

"Bufón", óleo sobre tabla, 50x50cm

Roble: resistiendo a la erosión

Publicado: 30/10/2008 en General
Etiquetas:, , ,

En el antiguo camino de Pobla a Salàs hay un grupo de robles centenarios que la erosión del terreno hace que queden con las raíces al aire. Las formas de esas raíces, la luz del sol a primera hora de la mañana y la sombra sobre las rocas adyacentes fueron la inspiración para este cuadro (o.s.t. de 126×92 cm). Disfrute mientras lo pintaba, pero mi gran satisfacción vino cuando se lo pidió como regalo de cumpleaños a su marido una amiga que en su casa tiene obras de reconocidos artistas, pero este le deseaba porque era el de su elección personal. Recordaré la ilusión con la que buscaba un lugar para colgarlo. 

 

Vivo en La Pobla de Segur (Lleida), en la vecina localidad de Salàs de Pallars se organiza anualmente una feria de arte en sustitutción de una de las más prestigiosas ferias de ganado equino que se realizaban en España hasta la llegada de la mecanización al campo. El entorno esta muy bien, a los artistas se les asignan antiguos establos para exponer sus obras y se lleva a cabo un concurso de arte. El jurado suele tener una especial predilección por el arte abstracto lo que motiva que algunos artistas declinen a presentar sus obras porqué las considerarán demasiado figurativas y también que algunos presenten obras abstractas que son auténticos churros. En síntesis que artistas y público salen perdiendo. 

En la convocatoria de este año decidí presentar “mis dos churros”, a modo reivindicativo y también como revulsivo para que los organizadores busquen nuevas fórmulas que permitan que la feria tenga el éxito y la repercusión que todos le deseamos.

Obra realizada en varias sesiones mediante múltiples veladuras

 

 

Obra realizada en una única -y larga- sesión
Maryanna, una amiga rumana, estaba mirando las obras mientras se secaban al sol de la terraza. La veía pensativa, al preguntarle el motivo me comento que le gustaban mucho por su color, contraste y formas. Con una sonrisa me dijo que estaba imaginando la reacción que podrían provocar en su país, porque ella interpretaba que se trataba de una original representación de unos churros, pero que en Rumania no existen churros y que por tanto lo interpretarían como unas formas abstractas. Le comente las diferentes  acepciones del término “churro” y por ello (y cambiando el título que mi esposa me proponía de “Lo que soléis premiar”  por el de “Relativizar problemas”, explicando que cuando en el fondo todo se ve negro y los problemas como algo grande y retorcido, suele ser de utilidad trivializarlos y “que nos importen un churro”).
Fue una experiencia divertida. Me temo que un tanto estéril. 
Las obras  ganadoras fueron:

 

Obviaré cualquier opinión subjetiva sobre los mismos puesto que si ya me reconozco como pintor principiante, sé que aún estoy menos capacitado para realizar críticas. 

Mis mejores deseos para la Fira d’art, aunque les auguré un futuro crítico.